domingo, 4 de diciembre de 2011

SALIENDO DE LAS BARRERAS DEL CONFORT


Yo hablo mucho en mi libro Viajando sin papel higiénico sobre la necesidad de salir de las barreras del confort... Y por eso les quiero compartir esta información que encontré en la red sobre Shawn Achor, que me llamo mucho la atención, y que es muyyyy cierta. El nos muestra como es que empezar a hacer algo cuesta mucho más esfuerzo que seguir haciéndolo una vez que ya lo empezamos.

En palabras distintas, no es otra cosa que decir que todos vivimos en la inercia de mantenernos en nuestra zona de confort. Y sacarnos de ahí requiere un esfuerzo importante.

Por ejemplo, si queremos salir a hacer ejercicio, cambiarnos y salir nos requiere mucha más fuerza de voluntad que ejercitarnos una vez que ya estamos listos para empezar a hacerlo. En palabras simples, con la mayoría de las cosas, lo difícil es arrancar!


Vencer esta inercia del confort se puede aplicar a la vida personal, a los negocios, hasta a la vida de parejaVeámoslo con dos ejemplos de la vida cotidiana aplicados a la vida de Shawn:

1) El quería hace tiempo empezar a tocar la guitarra. Se había comprado una y la mantenía guardada en su estuche dentro de un cajón en la sala de su casa. La realidad es que nunca tocaba.

Un día decidió medir cuánto tiempo le tomaba sacarla… Eran exactamente 25 segundos. Puede sonar exagerado que esos 25 segundos hicieran tanta diferencia, pero esa es precisamente la clave de este concepto. Que por alguna razón, una pequeña barrera de esfuerzo provoca un efecto muy amplificado por obra y gracia de nuestro cerebro. Entonces, decidió comprar un soporte de guitarra y ponerla sin estuche al lado del sofá donde se sentaba siempre. Y “mágicamente”, al tenerla simplemente a un brazo de distancia, cada vez que estaba sentado allí empezó a tocarla.

2) La segunda historia es la del ejemplo que usé arriba: el de hacer ejercicio. Shawn quería empezar a correr a la mañana al levantarse, pero cuando el momento llegaba no lo hacía. La solución en este caso fue un poco más radical: por unas semanas, decidió acostarse la noche anterior vestido con ropa deportiva y dejando sus zapatillas al lado de la cama. Descubrió entonces que en este caso buena parte de su “barrera” era vestirse con la ropa deportiva necesaria para salir.

Hay algo muy interesante en este ejemplo, por que el se levantaba ya listo para salir. Si en vez de ir a correr él quería hacer otra cosa, tenía que sacarse la ropa deportiva y volver a vestirse con ropa de calle. De repente, ir a correr era la opción más cómoda!

Este segundo ejemplo ilustra una segunda aplicación de como al empezar, al dar el primer paso, al romper esa primera zona de confort, el resto de cosas vienen por sinergia.


Es como en un viaje. Yo también sentí un poco de miedo antes de empezar... tal vez miedo a lo desconocido, a un mundo nuevo por descubrir... pero no, es algo mental. Durante los mas de 2 años de recorridos por el mundo narrados en el libro Viajando sin papel higiénico, casi siempre visitando países pobres, paises tercermundistas, nunca me paso nada... Ni un pequeño inconveniente... :)

Asi que bueno, esto no es mas que un llamado, una invitación a que rompan de una vez esas cadenas mentales y que salgan a descubrir el mundo!


Yo estoy seguro de que a ustedes se les ocurrirán ejemplos de su propia vida cotidiana, donde no hacen aquello que se proponen, por dejarse ganar la batalla de esas pequeñas barreras que nos ponen nuestros cerebros...



Un abrazo,

2 comentarios:

  1. Hace 2 años Ana y yo hicimos tuvimos una experiencia que nos sacó de las barreras de confort, fue acampar a las carreras a 5 horas de la civilización en un festival de 7,000 personas en el último lugar que quedaba libre, y estar allá 5 días sin duchas bañandonos en el río o en el mar o con agua de garrafa, sin embargo no nos arrepentimos de lo bien que pasamos y de lo que nos enseño esa experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Cuando leo esto tan alentador me dan ganas de agarrar la mochila y salir... Pero luego me detengo y veo un episodio de "preso en el extranjero" y juepu... Mi cerebro me juega una mala pasada!! Malditos estigmas! Jeje

    Twitter @jonathan5248

    ResponderEliminar